LONDRES.- HSBC despedirá a cerca de 50.000 empleados de su plantilla, reducirá su banca de inversión y disminuirá sus activos ponderados por riesgo en 290.000 millones de dólares, en un esfuerzo por mejorar su débil rendimiento, dijo el martes el mayor banco de Europa.

Los recortes de empleos, que afectarán a casi una quinta parte de la fuerza laboral del banco, involucran a 25.000 empleados de las ventas previstas de sus unidades en Brasil y Turquía y entre 22.000 y 25.000 por la consolidación de sus operaciones informáticas y el cierre de sucursales.

El banco también ha confirmado la venta planeada de sus unidades en estos dos países, aunque añadió que mantendría una presencia en Brasil para servir a clientes corporativos.

Los recortes son los últimos en una serie de fuertes reducciones de personal y dejarán el banco con el equivalente de unos 208.000 empleados a tiempo completo, frente a 295.000 a finales del 2010 y 258.000 a fines del 2014.

Sin embargo, los recortes, que se completarán en el 2017, serán seguidos por algunas contrataciones en negocios de crecimiento y en la división de cumplimiento del banco, dijo HSBC sin proporcionar detalles sobre cuántas personas van a ser reclutadas.

HSBC también anunció que reducirá su división de banca y mercados globales a menos de un tercio del balance general de HSBC –de 2,6 billones de dólares– desde su nivel actual de alrededor de un 40%.

Los inversores habían estado pidiendo recortes más radicales en la división de banca y mercados globales, que Stuart Gulliver, presidente ejecutivo de la firma, dirigió previamente por cinco años, cuya rentabilidad ha sufrido ante unas condiciones de mercado complicadas. El banco fijó su nuevo objetivo de rentabilidad sobre recursos propios en más del 10% para el 2017, por debajo de su objetivo anterior de entre un 12% y un 15% para el 2016.

Fuente: www.publico.es